El Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010 deja a Dios fuera

Si en algo destaca el fútbol es la pasión que levanta entorno en las aficiones. Y los momentos de mayor euforia se presentan cuando los equipos logran meter gol, algo que suele estar ligado a las celebraciones particulares de los jugadores: abrazos, gestos de acunar, correr hasta la banda, dar piruetas,… En el Mundial de Sudráfrica 2010 este tipo de gestos estarán permitidos, pero está prohibido santiguarse, elevar las manos al cielo u otro tipo de manifestación que pueda tener carácter religioso. Así lo ha indicado la FIFA; ni católicos, ni musulmanes, ni judíos, ni hindúes… nadie podrá demostrar su fe aún con pequeños detalles, ya no se puede ofrecer el sacrificio o el éxito. La FIFA ha expulsado a Dios del Mundial.

Así, el jefe de la FIFA, Joseph Blatter, acaba de decretar “que cualquier manifestación religiosa debe quedar fuera del fútbol” con el fin de “no incitar a la violencia”. Se levanta una gran pregunta entorno a esta decisión: ¿ha habido alguna vez un enfrentamiento en un estadio por un símbolo religioso? ¿Cuáles son las verdaderas motivaciones para convertir los estadios en el nuevo escenario de exclusión religiosa?